728 x 90

Campings de Verano: Una aventura más de ser niño

  • En Entretenimiento
  • 06/02/2020
Campings de Verano: Una aventura más de ser niño

¿Recuerdas tu época de infante dónde amabas ir al camping? Acá te decimos los efectos buenos que trae consigo el asistir a uno
Mamitas, el siguiente artículo es uno de los más importantes e interesantes que les puedo recomendar ya que les menciono acerca de los beneficios pero también efectos que pueden llegar a tener nuestros pequeños porque ya sea que hemos escuchado o hemos experimentado que no es fácil dejar a nuestros chiquitos en un campamento, estás tan adaptada a verlo y checar que todo está seguro que imaginarte algunos días sin él, sin comunicarse es un fuerte cambio tanto físico como sentimental.

En este artículo te menciono cómo puedes prepararte para dejarlo ir y también motivarlo a él sin que sienta una separación tan directa.
Una de las dudas que nos surgen a nosotras como mamitas en las vacaciones es la posibilidad de enviar a nuestros niños a un campamento, sin saber si está realmente preparado para una experiencia que implica la separación de nosotras y un nuevo ambiente, lo que realmente pasa es que solemos tender a un exceso de proteccionismo.

Esta bien tener dudas

La primer pregunta que surge es ¿mi hijo está en la edad adecuada o todavía es muy pequeño? La respuesta que yo siempre recomiendo es si tu pequeño tiene menos de 6 años, no te lo recomiendo, porque aún les cuesta obedecer instrucciones de alguien que no sea su mamá o simplemente no se abren a que ellos solitos puedan irse, ya a partir de los 6 años, empiezan a querer hacer todo por su cuenta y siguen instrucciones.

Pero sé que no es la única pregunta, tu cabeza se llena de tantas dudas, ¿si lo recomiendan, si podrá hacer amigos, si está preparado, estará tranquilo, querrá ir, le dará miedo, y si llora, me va a extrañar, no se va a pelear? Y muchísimas más preguntas, es completamente normal, dejas ir una parte de ti que incluso estuve en tu cuerpo desarrollándose y ahora no lo verás unos cuántos días. Tanto para ti como para él es difícil, pero tú tranquila, este artículo es para responder las dudas que más surgen y pueda ayudarte a decidir si animarlo a ir o no.

Una vez que estés considerando con quiénes dejarás a tu hijo para el campamento, lo peor que puedes hacer es preocuparlo y pasarle tus nervios. Él estará completamente emocionado por las actividades que realizarán y muy posiblemente también si algunos de sus compañeros asistirán.

Se optimista

Recuerda que en el campamento estará dirigido por una gran organización y equipo humano que se enfocan en buscar la mayor alegría para nuestros pequeños, de manera sana, en convivencia y aprendizaje.

Hay que buscar la manera de ser lo más optimistas posibles y animarles a que se enfrenten a esas nuevas situaciones y retos para que puedan desarrollarse como personas. Recordemos ellos notan absolutamente todo y se lo transmitimos.

Es una oportunidad estupenda para aprender deportes, manualidades, idiomas, conocer más amistades y empiece a socializar con menos pena y surge un poco más de su personalidad.

Ahora, ¿qué pasa si mi pequeño no quiere ir?

 

Es completamente normal si tienen inseguridad y el hecho de dormir fuera de casa les produce miedo. En estos casos lo mejor es animarles y explicarles que, aunque en un principio puede costar, enseguida se va a encontrar a gusto y va a disfrutar de esta experiencia.

Aunque lo más importante es que jamás hay que obligarlos, sino motivarlos. Contarles las experiencias que vivirán y preparlos para lo que no han tenido oportunidad de pasar.

Recuerda que es una oportunidad de disfrute y crecimiento, y no debe percibirse como una obligación o que alcancen a percibir que es una oportunidad de que tú respires de él y que no piense “no saben qué hacer conmigo” o algo tan triste como eso, sino que aproveche lo que tú puedes ofrecerle disfrutando de su etapa y que desquite toda la energía.

Nuestros niños en los campamentos están haciendo multitud de actividades, excursiones, deportes en grupo que muchas veces no son tan fáciles de hacer en casa. Están todo el día en activo y realizando cosas divertidas. Algunas le gustarán más y otras le gustarán menos, incluso alguno no le gustará, pero será difícil que se aburra.

Los niños son por naturaleza sociables, y en muchas ocasiones desde el propio autobús ya se han hecho amigos.

¿Me extrañará? Todos echamos de menos a nuestros seres queridos, y si te llama llorando, piensa que es completamente normal que eso suceda, te extraña y aún no se adapta, deja que pase 2 días completos ahí y ya se irá adaptando, ya tendrá alguna otra amistad o se animará a seguir con las actividades, superará algo de los nervios. Verás que al 3er día cuando te llame te contará un poco más y mucho más feliz, no será raro llorar o soltar alguna lagrimilla al hablar por teléfono porque es el momento en que se acuerdan y notaste cómo ya habrá superado lo que ocurrió, sabrás que fue lo mejor para él.

Suele ser habitual que después de estar todo el día haciendo todo tipo de actividades del campamento hace que suelan caer rendidos a su hora de dormir y que la llamada que te haga sea lo más breve porque ya está muerto de cansancio.

Es habitual también que vayan hermanos/as al mismo campamento y sirve también de refuerzo o apoyo. Lo único que si que debe quedar claro es que cada uno va a funcionar con su grupo de forma independiente. No es raro que el mayor asuma el papel de cuidador del pequeño o que éste ande detrás del mayor.

¿Qué pasa si tiene alergias alimentarias?

Tú no te preocupues, es cuestión de comprobar que se tiene un sistema de manejo de la alimentación que permita la adaptación de los menús a los participantes con este tipo de problema.

¿Y si tiene que tomar medicamentos?

En los campamentos debe haber una zona para el botiquín, y al menos, un responsable de ello. Sigan las indicaciones que les den en la organización, pero lo habitual es tener que indicarlo en la ficha de inscripción que tendrá que rellenar, y luego entregar los medicamentos especificando claramente las tomas y dosis.

¿Y si no sabe nadar?

Todo es parte de su crecimiento

Es muy importante indicarlo en la ficha de inscripción que seguro tendrán que rellenar, especialmente si hay algún tipo de actividad acuática (piscina, piragua, Aquopolis…) para tenerlo en cuenta y adoptar las medidas que sean necesarias.

¿Podría ser expulsado si se porta mal?

En el caso de que algún acampado no cumpliera las normas mínimas establecidas o causara problemas al funcionamiento normal del campamento, en todas las organizaciones/empresas se tiene previsto un sistema de abandono, que corre a cargo de los padres.

Y si ya casi es el día y tu pequeño empieza a dudarlo: Se acerca el día; La proximidad de la inminente nueva experiencia provoca que los nervios empiecen a aflorar y puede incluso que empiece a decir que no quiere ir, que no le gusta el campamento, dolores de tripa, no debemos preocuparnos y dudar de si hemos tomado una buena decisión pues ya hemos visto la cantidad de beneficios y ventajas de un campamento de verano para tu chiquito. Debemos asumirlo como una reacción normal ante lo nuevo y que puede durar un par de días una vez iniciado el campamento, hasta que los niños se adaptan a la situación. No olvidemos que siempre hay una primera vez para todo y los principios no suelen ser tan fáciles, hay que adaptarse.

La ausencia de noticias es signo de que todo está bien. No hay nada de qué preocuparse, tu hija está completamente entretenido y no ha tenido ningún chance para comunicarse contigo porque termina rendido. Si hubiera algo malo, los profesionales se pondrían en contacto contigo para avisarte de algún suceso.

Recordemos que tenemos que guardar la calma. Hemos dejado en buenas manos a los niños y tenemos que confiar en el saber hacer.

Se vale estar al pendiente de nuestro peque.

Hoy en día tenemos alguna forma de contacto más o menos habitual con los familiares, pero no hay que olvidar que los niños/as están haciendo actividades, veladas, etc. y tampoco hace falta hablar todos los días.

En cualquier caso, si no aguantas, puedes comunicarte al campamento y ahí te avisarán lo que ha ocurrido. Sobre todo, lo importante es no pensar que ha pasado algo.

Y si es la primera vez en un campamento de verano te recomiendo 2 palabras: Confianza y Tranquilidad. Si tu pequeño/a no quiere ir o tú no podrías estar tranquila, es mejor prepararlo para más tarde.

Estos tips se los platico por muchas recomendaciones que hacemos y hemos comprobado que han funcionado por terapeutas, además de que siempre es bueno buscar distintas actividades tanto para ti como mamá como para tu pequeño, esta etapa parece eterna, pero cuando menos lo esperas, te darás cuenta que se pasó rapidísimo y tienes que disfrutar cada segundo y ver cómo hacer más feliz a tu chiquito.

Como este artículo puedes leer más en nuestro sitio De Tin Marin para conocer más y aprovechar cada momento a lado de esa personita que sigue aprendiendo gracias a ti.


Como ser una supermamá

DESCUBRE COMO SER UNA SUPERMAMÁ

Qué hacer en querétaro

¡CONOCE 5 COSAS QUE HACER EN QUERÉTARO!